Viajando liviano

Hace un tiempo les mostré una guía rápida para hacer las valijas y que entre todo lo que nuestras novias, esposas y madres, creen imprescindible para 3 o 4 días de vacaciones.

Pues leyendo un poco más, en internet abundan los tips para viajar, no solo más livianos en kilos, sino también en espíritu, desprendiéndonos de muchas cosas materiales.
La mayoria de los consejos van en la siguiente línea:

* La cantidad de cosas que uno necesita está en relación con la cantidad de cosas que uno usa. Llevar menos es usar menos.
* No hay grandes diferencias en empacar para una semana o para un mes.
* Si pensás que podrías necesitar algo, dejalo en casa.
* Sólo llevá lo que sí o sí vas a necesitar.
* Permitite dos "lujos" y nada más. Por ejemplo, el iPod y unos parlantes.
* Hacé la lista de cosas para llevar con varios días de anticipación y no cedas a la tentación de cosas rídiculas de último minuto, como una campera gigantesca para ir a la playa.
* Sólo un par de zapas y uno de ojotas. El resto, es al divino botón.
* Decile no al secador de pelo, todos los hoteles tienen. Caso contrario, estás afuera y nadie te conoce.
* Los jeans son complicados para lavar y secar. Llevá sólo uno.
* En todos lados venden pasta dental, sweaters y remeras. No lleves de más.
* Una hoja con los teléfonos más importantes basta. No a la agenda

Pues bien, parece que algunos se lo han tomado bien a pecho y el minimalismo viajero avanza. Resulta que leyendo BoingBoing, en mi búsqueda de información, dí con el caso extremo, hasta ahora, (en internet, sobre todo, nunca digas nunca).



Rolf Potts es un escritor de 39 años que salió hace un tiempo de Nueva York y cruzará el globo sólo equipado con un chaleco con 22 bolsillos en los que colocará cosas indispensables como un cepillo de dientes, un par extra de calzoncillos y unas medias.
Sin valijas, sin mochilas ni riñonera, Rolf estará visitando 12 países en seis semanas y va a ir documentando todo para un nuevo libro. No descarta que le guste algo en el camino, pero eventualmente se lo mandará por correo o encomienda a su propia casa.
Eligió el chaleco porque es algo liviano, resistente al agua y cuenta con una tela de ventilación en la espalda, lo que lo vuelve más cómodo que una mochila. Sólo tiene dos bolsillos externos, así que no va a quedar muy ridículo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada