"EL" destructor industrial


Sí, lo de la foto es un piano... mejor dicho, era :D
En algunas oficinas hay un destructor de papel para deshacerse de papeles confidenciales e incluso comprometedores. Pero en ocasiones hace falta algo aún más contundente capaz de eliminar por completo objetos de mayor tamaño y resistencia.

¿Quién no ha querido tener uno de estos en casa, para ir probando con distintas cositas que se nos vayan ocurriéndo?

Un destructor industrial es algo que todos deberíamos probar alguna vez.
Desde fuera, me refiero, evidentemente.



Es como un bebe hambriento… se come lo que le eches. Zapatos, latas de pintura, un sofá… sí, amigos, un sofá enterito. Si no sabías qué hacer con tus muebles viejos cuando renuevas el living o te mudas con tu pareja ya sabes, uno de estos destructores industriales y tendrás una bonita bolsa de aserrín.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada